Los 3 tipos de contenido más efectivos en redes sociales

Posted by Emanuel Valdés on 04-nov-2019 9:00:00

¿Ya tienes tus redes sociales optimizadas? ¡Felicidades! Pero este es solo el primer paso para posicionar tu marca entre tus clientes. El contenido es la materia prima de cualquier estrategia digital. Aprende a dominarlo y verás cómo tus suscriptores se multiplican.

 

Todos nos emocionamos al ver cómo nuestras redes sociales florecen. Llegan los primeros mil suscriptores, se empiezan a juntar los mensajes privados, la gente comparte nuestras publicaciones y las interacciones se multiplican a diario. 

 

Y todo esto es maravilloso… hasta que deja de ocurrir.

 

Sin previo aviso, la marea ascendente de LIKES y SHARES se calma. Si antes llegaban quince nuevos suscriptores al día ahora se suman cinco a la semana. Comenzamos a mordernos las uñas y rascarnos la cabeza intentando identificar qué ha pasado.

 

Por más obvia que sea la respuesta, no es nada fácil ni de identificar ni de digerir. La realidad es que: Tus suscriptores comenzaron a aburrirse.

 

–¡¿Pero cómo es posible esto si hasta utilicé la plantilla del meme más popular para promocionar mi marca?! – Te sorprenderías de lo rápido que cambian las tendencias en el mundo digital si es que no te has dado cuenta ya. 

 

El Cliente 2.0 vive en un estado de inmediatez, bombardeado a cada instante por múltiples promociones provenientes de cientos de otras empresas interesadas en el mismo perfil. Es por ello la tarea de que mantener el interés por parte de nuestros suscriptores en redes sociales es un trabajo arduo, complejo y constante. 

 

El primer rush dura poco. Para generar resultados realmente importantes en tus redes sociales, debes volverte un poderoso generador de contenido.

 

¿Qué es el contenido?

 

El Content Marketing (o mercadotecnia de contenidos) es una metodología que consiste en crear contenido de valor para tu Buyer Persona (Personificación de tu cliente ideal) con la finalidad de educarlo sobre cómo resolver cierta necesidad.

 

Esta “necesidad” debe estar directamente ligada a los productos y servicios que tu empresa ofrece… ¡Sin embargo! La idea del contenido NO es vender directamente, más bien se trata de ayudarle a tu cliente o prospecto a resolver las dudas sobre las que tú eres experto.

 

Captura de pantalla 2019-10-24 a la(s) 11.09.45 PM

 

En los terrenos de las redes sociales, el contenido es REY. Su importancia radica en que es capaz tanto de atraer a nuevos interesados a tus plataformas digitales, llámense landing pages, blogs y fan pages; a la vez que mantiene interesados y enganchados a los suscriptores actuales.

 

Algunos ejemplos de contenidos son: Artículos para blog, videos explicativos, webinars, e-books, tutoriales animados, podcasts y muchos más.

 

Características del contenido



Para que un buen contenido funcione, debe tener al menos las siguientes características:

 

Elige el formato perfecto: El entendimiento de tu cliente te ayudará a comprender la forma en la que más consume contenido. Puede ser audiovisual, textual y hasta auditivo. Un mercado joven reacciona mejor al tema visual mientras que un mercado mayor aún seguirá disfrutando de textos bien armados. Crea contenido de acuerdo a tu audiencia y las reacciones serán inmediatas y positivas.

 

Utiliza el canal correcto: Debes saber reconocer perfectamente bien en cuál de las redes sociales más importantes se mueven tus clientes. Si tu producto o servicio está más enfocado a un mercado joven, es más seguro que se encuentre en Instagram que en Facebook. Más si tu mercado es maduro y pretendes llegar a dueños de empresas, no hay mejores opciones que LinkedIn y Twitter.

 

Asegúrate de su valor: El contenido debe estar enfocado a resolver dudas y satisfacer necesidades. Una buena guía sobre los temas a elegir es apoyarte en tu listado de preguntas frecuentes (FAQ) pues ya existe un historial de que tus clientes están buscando esas respuestas en concreto. El contenido debe ser capaz de informar, interesar y entretener a tu audiencia.

 

Ya tienes tu contenido, ¿y ahora qué sigue?

 

Por más interesante y valioso que sea tu blog de artículos o tu canal de videos, de nada servirán si tu audiencia no está enterada de su existencia. Las redes sociales más importantes del momento presentan un excelente recurso de difusión de material. 

 

Recordemos que es nuestro deber el crear y compartir material que mantenga el interés de nuestra audiencia. Más no podemos quedarnos con la idea de que por tener cincuenta buenos artículos y cien videos dinámicos, nuestros suscriptores esperarán con ansias cada nueva publicación que realicemos.

 

¡El suscriptor digital se aburre pronto! Esta es la ley inequívoca sobre la que debe estar basada nuestra estrategia. Y tomando en consideración dicho paradigma, una de las formas más eficaces de que nuestros seguidores nos continúen brindando su tiempo de atención se llama: Diversidad de contenido.

 

En pocas palabras, debemos ser lo suficiente creativos como para variar nuestras publicaciones de manera que los interesados se sorprendan de la forma y del fondo de nuestro material. Solo así lograremos posicionarnos como una referencia obligada para todos aquellos que carezca de la solución que nuestra empresa conoce tan bien

 

3 tipos de contenido para redes sociales



Continuando con el tema de la diversificación, existen tres variaciones de contenido que resultan sumamente útiles a la hora de sorprender a nuestros usuarios con información de valor.

 

Asegúrate de aprovechar los tres para dinamizar tu estrategia digital en redes sociales:

 

  • Branding: Este tipo de contenido hace referencia a tu marca. Si tus suscriptores están correctamente segmentados, querrán aprender de ti: Tus orígenes, tus motivaciones, tus logros. Material como este logra consolidar la confianza que las personas buscan tener en tu empresa.
    Ejemplos: Testimoniales en video en los que participen tus clientes más exitosos para que hablen de su problemática antes de conocerte y de las soluciones que les generaste. Otro buen ejemplo son las notas de prensa de los eventos o conferencias en las que participe tu empresa.

  • Educativo: Es el contenido enfocado a hablar sobre los temas más relevantes del giro al que perteneces. Es la variante más utilizada de las tres y su intención es enseñarle al interesado cómo resolver las necesidades que tu producto o servicio atiende. Más que querer vender, lo que se busca es generar confianza (también) pues ya sea que te terminen contratando o no, los clientes perciben que quieres lo mejor para ellos.

    Ejemplos: Artículos con consejos o buenas prácticas, videos tutoriales, podcast, etc.

  • Comercial: ¡No nos estamos contradiciendo! Aunque la recomendación principal es no abusar de material puramente relacionado con la venta, esto no quiere decir que no se pueda hacer de vez en cuando. En caso de existir alguna promoción especial, por supuesto que debe compartirse en redes para que tus usuarios conozcan de su valor. El consejo está más bien dirigido a que el muro de publicaciones de tus redes sociales no esté abarrotado de ganchos de venta. El cliente quiere ser más que solo una cartera con pies.

    Ejemplos: Posts que expliquen las ventajas de utilizar dicha promoción, comparativas entre el precio convencional y el precio especial, etc.

 

¿Qué tipos de contenido ya utilizabas sin saberlo? ¿Cuál te ha faltado y quieres comenzar a integrar? En Adereso estamos comprometidos con el dueño de PyME en toda Latinoamérica.

 

Somos generadores de contenido derivado de las últimas tendencias del servicio al cliente digital, nuestra área de expertiz. Si quieres acceder a más material como el que acabas de leer, suscríbete a nuestro boletín y vuélvete todo un experto del soporte al cliente a través de redes sociales.

 

Suscríbete y recibe los últimos artículos del blog

Topics: Redes Sociales, Marketing, PyME